miércoles, 20 de agosto de 2014

Brújula Emocional

Nuestra mente tiende al equilibrio, a un estado de confort emocional.
Estas zonas de confort emocional definen las cosas que nos gustan, disgustan, divierten o asquean.
Por eso unas personas son divertidas, otras tímidas, charlatanas etc...  se sienten cómodas siéndolo.

Nuestra parte racional, (representada aquí por las nubes de 0, 1) trabajan para restablecer nuestro confort emocional.

Un ejemplo práctico seria una persona fumadora:
En su capa inconsciente, todos sienten ansiedad, y miedo ante la idea de una vida sin tabaco, en su capa consciente o racional las razones que dan para seguir fumando son también todas idénticas, a mí me gusta el tabaco puedo dejarlo cuando quiera, no será tan malo como dicen, siempre conocen a alguien que fumaba como un carretero y murió con 90 años.

Todas estas lineas de pensamiento tienen por objetivo restablecer el confort emocional que produce la idea de dejar de fumar, como consecuencia se sigue fumando.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario